China ha emergido como la gran potencia mundial y ha transformado el comunismo para salir de la pobreza y crear una clase media de 500 millones de personas. Paula Escalada viaja a Shenzhen, sede entre otras de Huawei, para comprobar el despegue económico, social y tecnológico del gigante asiático, pero también las barreras a la libertad de prensa o los derechos humanos que aún persisten.

Destacados Nuestras historias