Durante tres décadas fue el orgullo de la industria automovilística turca. Tofas, la última marca autóctona del país, se convirtió en un símbolo nacional, que sigue siendo aún popular entre coleccionistas y muchos jóvenes que quieren lanzar al volante de estos coches un mensaje de rebeldía.

Grandes reportajes